Historia

Los comienzos

En 1996, mi novia ( hoy mi esposa ) compraba muchas revistas de punto de cruz, y en ellas salían los primeros planos de punto de cruz de personajes famosos (Elvis, Marilyn, James Dean ...) y de una calidad que dejaba bastante que desear, y por una de esas apuestas tontas, le dije que yo era capaz de hacerlo mucho mejor. Y en vez de quedarse en la tipica bravuconada, como en esa época empezaba a realizar los primeros pinitos en la programación en la escuela de ingenieria tecnica industrial de Vigo, me puse a crear mi propia aplicación de conversión de fotos en planos de punto de cruz. Unos meses después y muchas horas de programación ya tenia la primera aplicación en funcionamiento con el primer plano a partir de una foto finalizado, el gato de mi mujer.

Dado el primer paso, solo quedaba el que no solo la que ahora es mi esposa pudiera coser los primeros planos ,si no que con la ayuda de mi compañero, decimos recorrernos las calles y buscar una tienda en la que pudiéramos vender nuestro "Arte" y así es como llegamos a Hebra ( En María Berdiales, Vigo) donde Júlia nos dijo "adelante" pero ni se os ocurra cobrar 500 pts,. Nosotros como estudiantes no comprendíamos el valor añadido del trabajo de uno y casi cobrábamos el coste del producto (papel, impresión en color, bolsa..) y nos dio un precio: 3000 pts (todo un tesoro para unos universitarios) .

En esa época se empezó a depurar la técnica para la reducción de color y la edición de las imagenes, así como se realizaron las primeras inversiones ( un escaner y una caja de zapatos donde guardar lo que ganábamos).

En 1998 otra vez el destino nos ayudaba, gracias a que mis amigos sabían que manejábamos el photoshop, me comentan que el tío de uno de ellos, propietario de la imprenta Gráficas Suevia, necesitaba un diseñador gráfico, alias maquetador, alias alguien que supiera andar con ordenadores. Nueve meses de trabajo a media jornada, no solo consiguieron cogerle cariño a un jefe que gritaba mucho, y no olvidar jamás a los compañeros con los que trabajé, si no que, me hicieron adquirir algo de destreza en el uso de las herramientas de diseño gráfico y en las necesidades de un producto de venta al publico, ah!! y sólo aprobar media en todo el curso.

Los dos años siguientes fueron de estudio para acabar la carrera y de realizar los primeros trabajos para otras tiendas Nacar , Parruliña, Bordar … 

Una vez aprobadas todas las asignaturas de la carrera había que presentar el proyecto de fin de carrera, pero ¿Cual?. La decisión era fácil, aunque en esos tiempos presentar un proyecto de software, que poco tenia que ver con la ingeniería, no era muy adecuado, gracias a los profesores del area de expresión gráfica de la ingenieria y en especial al profesor Troncoso, convertimos un programa de ordenador en casi una tesis “Desarrollo de un lenguaje de programación textil” que tan solo era una parte del programa desarrollado para crear los planos de punto de cruz.

Un año con innumerables horas de programación, dieron como resultado una matricula de honor en el proyecto y el software que se ha utilizado desde entonces para la creación de los planos de punto de cruz a partir de fotos.